La India resta importancia a las sanciones contra Irán

Iadeg E566
La India resta importancia a las sanciones contra Irán
Hispan Tv  17/10/2012

Nueva Delhi no escucha los dictados de EE.UU., que prohíben la compra del crudo iraní, ha anunciado este miércoles el portavoz del partido indio del Congreso Nacional, Rashid Alvi.

“Las relaciones entre Irán y la India se remontan a muchos años, además Nueva Delhi necesita importar crudo iraní”, ha subrayado el político indio para luego añadir que su país es libre de tomar sus propias decisiones y está consciente de la importancia que tiene el petróleo persa para su desarrollo.

De igual manera, Alvi ha afirmado que la India nunca se dejará influir por asuntos externos y dictámenes pronunciados desde fuera de sus fronteras.

Con fecha anterior, el ministro indio de Petróleo, S. Jaipal Reddy, ya había asegurado que la India mantendría las importaciones del crudo iraní en el nivel acostumbrado a fin de garantizar la seguridad energética en su país.

Durante su intervención en una conferencia especializada Petrotech-2012, Reddy consideró de gran importancia mantener la seguridad energética en la India y afirmó que para el presente año fiscal (finaliza en marzo de 2013), el Gobierno de Nueva Delhi tenía previsto comprar entre 15 millones y 15 millones y medio de toneladas de petróleo persa.

También estimó que la India en los próximos años se ubicará en el tercer o cuarto lugar de los mayores importadores a nivel mundial de energía generada por petróleo, carbón, gas y uranio.

A principios de 2012, EE.UU. y la UE, además del embargo petrolero, impusieron otras sanciones financieras contra Irán, bajo el alegato de que el programa de energía nuclear del país persa persigue fines bélicos.

Irán rechaza tales acusaciones y señala que, como miembro de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y signatario del Tratado de No Proliferación (TNP), tiene derecho a adquirir y desarrollar energía nuclear con fines pacíficos.

India muestra límites a un modelo de desarrollo

Iadeg E560
India muestra límites a un modelo de desarrollo
Jorge Castro    CL 12/8/2012

India experimentó esta semana el mayor corte de electricidad de la historia y durante dos días 800 millones de personas enfrentaron la parálisis de las actividades productivas y la clausura de hospitales, subterráneos y aeropuertos, en ciudades como Nueva Delhi y Mumbay. Las causas son las siguientes: las redes de distribución son obsoletas y reemplazarlas implica una inversión de U$S 550.000 millones en 5 años.

Fuera de ellas, se encuentran 300 millones de indios (25% de la población), que carecen de todo acceso a la electricidad.

Las plantas generadoras utilizan carbón como combustible. India posee una de las tres mayores reservas mundiales de este producto. El inconveniente es que 90% proviene de una empresa estatal (Coal India), que se ha mostrado incapaz de proveer el insumo.

De ahí que las plantas funcionen a 2/3 o menos de su potencial. El precio de la electricidad está ampliamente subsidiado; y aun así, sus costos de producción están 30% o 40% por debajo de los valores de mercado. Las usinas deben vender forzosamente su producción a 28 entes públicos estaduales (tantos como el número de estados), todos ellos quebrados al hacerse cargo de la diferencia.

En el sector distribución (son dos redes nacionales) se experimentan pérdidas por U$S 7.200 millones anuales, resultado de fallas técnicas por la obsolescencia del sistema y robos crónicos. Esto ocurre mientras la mitad del crédito bancario se dirige al sector (U$S 500.000 millones) y la deuda impaga alcanza a U$S 162.000 millones, que se triplicaría en 3 años, con riesgo de default. La importación de carbón (cuyo precio externo es 30% mayor que el doméstico) crece 30% por año.

India lidera el negocio mundial de servicios de alta tecnología y sus ingresos superaron U$S 153.000 millones en 2011. La actividad crece 20% anual promedio. Su eje está en Bangalore, sur del subcontinente, y allí se despliegan como racimos (clusters) las grandes trasnacionales de la alta tecnología (Silicon Valley es el otro polo de high tech en el mundo).

El Estado en India es débil y profundamente disfuncional.

Tiende a la parálisis y a generar cuellos de botellas, desatando una tensión creciente que provoca estallidos memorables, como esta semana.

La incapacidad de decidir no es consecuencia del régimen democrático -herencia de la Corona británica y raíz de la estabilidad lograda después de 1947- sino de la absoluta inercia e ineptitud para conducir del sistema político.

En términos de decisiones, el sistema político es más importante que el régimen democrático, categoría jurídica y constitucional. Es el vínculo entre el mundo de los intereses y el de la política ; y ésta es ante todo decisión. El sistema político indio, hondamente fragmentado, carece de un partido capaz de conducir. Por eso se paraliza y queda prisionero de innumerables presiones de los grupos de interés; ante todo, los vinculados al Estado , que frustran las iniciativas estratégicas de largo plazo.

Aun así, India crece (en los últimos 11 años duplicó el ingreso real per cápita). A pesar de su reducido tamaño (comparativamente es 1/3 de la china y menor que la brasileña), su economía se ha convertido en una de las integrantes del nuevo eje de la acumulación global (junto con la República Popular y Brasil).

El auge tiene lugar sin el respaldo del Estado, o mejor, con el Estado en contra. Es obvio que su crecimiento (6,5% este año) se encuentra muy por debajo de su potencial, sobre todo el que fijan los clusters de Bangalore. Un punto favorable del sistema político es su extrema descentralización, que hace competir arduamente a los 28 Estados.

Esto acumula presión a favor del crecimiento y la innovación. El apagón no es un problema energético o de infraestructura. Es una cuestión de falta de gobernabilidad del sistema político . Este es el problema de los países emergentes, en primer lugar, en América del Sur

La central nuclear de Kudankulam

Iadeg E538

La central nuclear de Kudankulam

Nueva Delhi, 3 de marzo, RIA Novosti.

La central nuclear de Kudankulam, que se construye en la India con ayuda de Rusia, será inaugurada ya dentro de poco tiempo, aseguró hoy el ministro de Estado en la oficina del jefe del Gobierno indio, Shri V. Narayanasamy.

"Pienso que el Gobierno del estado de Tamil Nadu (donde se construye la planta) lo hará ya dentro de poco tiempo", dijo Narayanasamy ante la prensa.

La puesta en marcha del primer reactor estaba prevista para finales de 2011, pero lo impidieron hacer las protestas de los habitantes locales, que rechazan el uso de la energía nuclear y exigen suspender la construcción de la planta.

A mediados de octubre pasado, los vecinos del lugar bloquearon los accesos a la central y no dejaron a los ingenieros y obreros terminar la obra. Según los manifestantes, las protestas no están dirigidas contra la tecnología rusa en particular, sino contra la energía nuclear en general.

El primer ministro de la India comentó que las protestas eran orquestadas por organizaciones no gubernamentales financiadas y manipuladas desde el extranjero.

Rusia construye la central de Kudankulam en el marco de un acuerdo de 1988. La Corporación de Energía Nuclear de la India es la responsable de las obras y de la puesta en marcha de la planta. En 2002, la rusa Atomstroiexport inició la construcción de la primera línea de la central

 

India

India
2011 ASIA MERIDIONAL. Instituto Argentino de Estudios Geopolíticos - web: bello.daniel@yahoo.com.ar
Powered by Joomla 1.7 Templates