Fin de la democracia

IADEG E581
Fin de la democracia

David Brooks
La Jornada  30/8/2013

Hay cada vez más dudas sobre si aún existe la democracia en este país, con voces destacadas declarando que tal cosa es nula y vacía. Noam Chomsky lo viene diciendo desde hace tiempo. Gore Vidal había concluido que el estadunidense era un sistema de un solo partido, con dos alas derechas. Algunos han afirmado que la creciente desigualdad económica, la concentración de riqueza, efectivamente, anulan la democracia. Otros advierten que esto ya es una plutocracia, y que tiene elementos de un Estado dictatorial o totalitario.

Chris Hedges, corresponsal de guerra y Premio Pulitzer, del New York Times, y más recientemente, ya como comentarista/analista independiente, concluye que, con el juicio y condena de Bradley Manning, el juego democrático ya se acabó en este país.

El veredicto rápido y brutal impuesto a Manning implica que nos hemos vuelto un país gobernado por gangsters, afirma Hedges en su columna en Truthdig la semana pasada. “Señala la inversión de nuestro orden moral y legal, la muerte de los medios independientes, y el mal uso abierto y flagrante de la ley para prevenir cualquier supervisión o investigación de los abusos oficiales del poder, incluidos crímenes de guerra. La pasividad de la mayoría de los ciudadanos de la nación –la población más espiada, monitoreada y controlada en la historia humana– ante el linchamiento judicial de Manning implica que ellos son los siguientes. Ya no quedan mecanismos institucionales para detener la trituración de nuestras libertades civiles más fundamentales… o para prevenir la guerra preventiva, el asesinato de ciudadanos estadunidenses por el gobierno y la anulación de la privacidad”, escribió.

Subrayó que la sentencia de Manning es uno de los días más importantes de la historia estadunidense: “marca el día en que el Estado formalmente declaró que todos aquellos que nombran y revelan sus crímenes se volverán prisioneros políticos o serán forzados, como Edward Snowden, y tal vez Glenn Greenwald, de quedarse en el exilio el resto de sus vidas. Marca el día cuando el país dejó toda pretensión de democracia… marca el día de remover la máscara de la democracia, ya de por sí una ficción, y sus sustitución por la cara fea y desnuda del totalitarismo corporativo…. Aquellos que no aceptan el poder estatal ilimitado, siempre el camino a la tiranía, serán perseguidos sin tregua. El miércoles nos volvimos vasallos”.

Chomsky desde hace tiempo advirtió que, en la práctica, esto hace tiempo no puede considerarse una democracia. Indica que sólo se tiene que observar que la cúpula política casi siempre obra en contra de los intereses de las grandes mayorías, y que logra esto manteniendo el disfraz de una democracia a través de un prensa subordinada y la industria de relaciones públicas. En un discurso la semana pasada, Chomsky relata que algunas de las encuestadoras de mayor prestigio han llegado a la conclusión de que “aproximadamente 70 por ciento de la población –70 por ciento inferior en la escala de riqueza/ingreso– no tiene ninguna influencia sobre las políticas (del país). Están efectivamente privados (de la participación democrática). Al subir la escala de riqueza/ingreso uno tiene cada vez más influencia sobre las políticas. Cuando uno está en la cima, lo que es tal vez una décima parte del uno por ciento, la gente esencialmente obtiene lo que desea, eso es, determinan las políticas. Entonces el término apropiado para eso no es democracia; es plutocracia”.

Más aún, y en esto tiene que ver con los denunciantes que revelan secretos oficiales, Chomsky recuerda que el poder tiene que mantenerse fuera de la vista pública y cita a uno de los politólogos más importantes del país, Samuel Huntington, de la Universidad de Harvard, quien indicaba que un principio científico es que el poder se mantiene fuerte cuando permanece en lo oscuro. Expuesto a la luz del sol, empieza a evaporarse. Manning y Snowden, subraya Chomsky, están encarcelados o perseguidos por su decisión de no entender este principio científico.

Pero no son sólo algunos periodistas furiosos e intelectuales públicos de la talla de Chomsky están advirtiendo que la democracia estadunidense esta anulada. El ex presidente Jimmy Carter, al hablar en un foro a puerta cerrada el mes pasado, abordó el tema del espionaje y las violaciones de derechos humanos que implica, y concluyó, según Der Spiegel, que Estados Unidos no tiene una democracia funcional en este momento en el tiempo. En entrevista semanas antes de esto, Carter ya había afirmado públicamente que aunque Snowden violó la ley al filtrar información secreta, “yo pienso que la invasión de derechos humanos y la privacidad estadunidense ha llegado a un punto extremo… creo que esta invasión de privacidad ha sido excesiva”.

Para el comentarista afroestadunidense influyente Tavis Smiley, escribiendo en el Washington Post, “la pobreza está amenazando a nuestra democracia; es ahora asunto de seguridad nacional. Como dijo (Martin Luther) King, la guerra es el enemigo de los pobres… E igual como King vivió bajo vigilancia constante, nuestro gobierno ahora parece estar espiando a todos nosotros”.

Juan Cole, el destacado intelectual público, y profesor de historia en la Universidad de Michigan, ofreció un comentario sencillo sobre cómo crear una dictadura en su influyente blog, Informed Comment, haciendo una lista de lo que se requiere, incluyendo clasificar como secreto todo crimen gubernamental y violaciones de la Constitución; espiar al público en violación de la Constitución; “criminalizar aún más a denuncias (de abusos del gobierno) como ‘terrorismo’” y criminalizar como espionaje la revelación de crímenes de espionaje del gobierno.

La cúpula política no se cansa de repetir que todo lo que hace tanto en el terreno de seguridad nacional como en sus políticas económicas y sociales es en nombre de la defensa de la democracia y la libertad y del sueño americano aquí y en el mundo. ¿Pero se puede defender la democracia en secreto y actuando como si el pueblo y los defensores de las libertades civiles y los disidentes fueran el enemigo?

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/08/26/mundo/023o1mun

Alemania y EE.UU. juntitos

Iadeg E580
Alemania y EE.UU. juntitos

Juan Gelman
Página 12 25/7/2013
La frase pertenece a Edward Snowden, el ex técnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), infiltrador de documentos secretos de EE.UU. que movieron el piso a los grandes de Occidente. La cama, obvio, es la del espionaje. La canciller Angela Merkel criticó –levemente– a Obama por el programa Prism de espionaje mundial, general y particular creado y practicado por la NSA. Finge ignorar que los servicios de inteligencia de ambos países trabajan juntos hace mucho. Reiteró su presunto desconocimiento el viernes 19 en una larga conferencia de prensa convocada en razón de las próximas elecciones germanas: “Alemania no es un Estado donde impera el espionaje”, dijo, y repitió que se enteró por los medios de la red de la NSA que Snowden desnudó (//es.euronews.com, 18-7-13). Aun cuando en apariencia no fuera éste el asunto que más preocupa al electorado alemán, la oposición piensa explotarlo.
Merkel fue más lejos el lunes 22: anunció que su gobierno investigará los lazos existentes entre los servicios secretos de los dos países. Fue una respuesta a las revelaciones del prestigioso semanario Der Spiegel: afirmó, con base en documentos filtrados por Snowden, que los servicios alemanes utilizan un valioso programa de espionaje de la NSA, el bautizado XKeyScore, desde hace años (www.spiegel.de, 20-7-13). Violan así, subraya la publicación, las leyes que aseguran la privacidad del ciudadano alemán. Claro que su función es mucho más amplia: una mayoría de informaciones nacionales e internacionales, alrededor de 500 millones por mes, pasan a la NSA por ese conducto. Hasta en Afganistán el BND o servicio de Inteligencia extranjera alemán fue “el socio más prolífico” de la NSA.
Georg Streiter, vocero de la canciller, anunció que la investigación será completa y defendió que no fuera pública la actividad de los servicios secretos: “Sólo se puede combatir al terrorismo internacional mediante la cooperación internacional, lo cual sirve para proteger a nuestros ciudadanos en Alemania”, declaró (www.thelocal.de, 22713). Contradijo así a Angela Merkel, que tres días antes había proclamado que “no permitiría que se vulneren el derecho de los alemanes con la excusa de la seguridad” (//es.euronews.com, 19713). La política es lábil y este cambio no es casual.
Las elecciones que tendrán lugar en tres meses para elegir a los miembros del Bundestag son decisivas para cumplir el sueño de la canciller: obtener un tercer mandato y para ello debe lograr al menos 300 bancas en el Bundestag, aliados incluidos. Una mayoría apoya su gestión ante la crisis económica, pero sus declaraciones negadoras de la colaboración BND/NSA fueron recibidas por los medios con escepticismo y aun con indignación. “Cuando juró como canciller, Merkel prometió ‘salvaguardar y defender la Constitución y las leyes de la nación’. Tolerar secretamente (espías en suelo alemán) significa cambiar de cara y un grave ataque de servicios secretos extranjeros a la integridad nacional de Alemania”, se irritó el diario Ludwigsburger Kreiszeitung de BadenWürttemberg (www.lkz.de, 19713).
El Nürnberger Nachrichten de Bavaria señaló paladinamente: “No importa si proviene del gobierno o de la oposición, pero hay tanta insinceridad en juego que vuelve furioso a cualquiera” (www.nuernbergernachrichten.de, 18713). En cierto sector flotan además los fantasmas de la Gestapo y de la Stasi, el servicio secreto de la ex Alemania Oriental, el más represor y capilar de todos los del Este. Y cabe suponer que no a muchos alemanes agradó la noticia de que sus llamadas telefónicas y correos electrónicos son sistemáticamente espiados por la NSA.
Der Spiegel (20713) subraya además que la documentación filtrada por Snowden revela que la relación de los servicios de espionaje alemanes con la NSA se ha intensificado últimamente. “Contiene una referencia al ‘anhelo y el deseo’ del director del BND, Gerhard Schindler. ‘El BND ha estado empeñado en influir al gobierno alemán para alivianar la interpretación de las leyes de privacidad y proporcionar así mayores oportunidades a la posibilidad de compartir inteligencia’, anota la NSA en enero. A lo largo de 2012, los socios alemanes han mostrado su ‘disposición a arriesgarse y conseguir nuevas oportunidades de cooperación con EE.UU.’.” Como se observa, el BND ha tenido bastante éxito en esa tarea.
Las declaraciones del portavoz de Angela Merkel fueron muy claras al respecto. Defendió los vínculos del espionaje alemán con EE.UU. en estos términos: “Me parece bastante asombroso que se haya creado la impresión de que estamos cooperando con el diablo. Quiero decir, son nuestros amigos”. Qué podría hacer la pobre Matahari en estos tiempos.
Fuente original: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-225213-2013-07-25.html

Estado crítico

Iadeg E580
Estado crítico
La Jornada  8/7/2013
David Brooks

Unos 33 mil ricos –0.1 de la población nacional– compraron las elecciones nacionales de Estados Unidos el año pasado, mientras los ingresos de los ejecutivos empresariales se incrementaron aún más en 2012; un banco trasnacional que lavó fondos en este país para narcotraficantes y mafiosos fue, en esencia, perdonado a cambio de un poco de lana; todo esto mientras un sector secreto del gobierno espió, sin permiso de nadie, a la mayoría de ésta y otras poblaciones. Para colmo, a la vez que se ofrecen discursos en el extranjero sobre el apego al derecho internacional, la defensa de los derechos humanos y la democracia, en los hechos hay demasiadas contradicciones como para que las palabras tan elocuentes tengan credibilidad.
Todo esto tendría que estar en cualquier lista de síntomas para diagnosticar si una democracia se encuentra en estado crítico.
Según la Fundación Sunlight, 31 mil 385 personas –una décima parte del uno por ciento de la población de Estados Unidos– aportaron casi 30 por ciento de los 6 mil millones de dólares en contribuciones a las elecciones federales en 2012 (presidenciales y legislativas). O sea, este grupo, muy exclusivo, que ni siquiera llenaría un estadio de futbol y está compuesto por gente que, según Sunlight, tiene poco en común con el estadunidense promedio, ya que proviene de las ciudades más grandes y trabaja en las empresas más poderosas, como Goldman Sachs y Microsoft, determinó en gran medida el resultado del ejercicio en el que, se supone, el pueblo es el jugador principal. La contribución media de los integrantes de ese club de donantes fue de 26 mil 584 dólares, poco más de 50 por ciento del ingreso medio de una familia estadunidense. Ningún legislador del Congreso ganó su elección sin la asistencia financiera de ese grupo elite de donantes.
Hablando del uno por ciento, a pesar de un crecimiento económico anémico, con millones batallando contra el desempleo y la pérdida masiva de sus ahorros desde la gran recesión, los 200 ejecutivos en jefe en las empresas más grandes recibieron un incremento de 16 por ciento en su remuneración total en 2012 –con el paquete de pago ejecutivo medio llegando a 15.1 millones de dólares, reportó el New York Times. Lawrence Ellison, fundador y ejecutivo en jefe de Oracle, ocupa el lugar número uno, con un pago total por sus servicios de 96.2 millones de dólares. Para ellos, la palabra crisis no existe.
Según cálculos del Instituto de Política Económica, la remuneración para ejecutivos en jefe durante 2012 fue 202.3 veces más que lo que gana un trabajador típico, nivel mucho más alto que en los años 60, en los cuales los ejecutivos percibían como máximo 18.3 veces más que un trabajador típico. No sorprende que la distribución del ingreso en este país esté así: el 10 por ciento más rico obtiene 48 por ciento, mientras el 90 por ciento restante comparte el 52 por ciento del ingreso total.
Mientras tanto, el gigantesco banco trasnacional HSBC logró resolver su problema legal pagando 1.92 mil millones de dólares a las autoridades, sin tener que enfrentar cargos criminales por haber lavado miles de millones en fondos provenientes del narcotráfico en México y Colombia, y negocios de país bajo sanciones económicas por posibles actividades terroristas. Si uno es integrante del uno por ciento, la justicia no es igual

China y EEUU

Iadeg E578
China y EE.UU. actualizan posiciones en varios temas            
  
9/6/2013 (PL) Los presidentes de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Barack Obama, respectivamente, acercaron posiciones en temas de interés común durante una cumbre que concluyó la víspera en California.
Los gobernantes sostuvieron en Rancho Mirage, a unos 160 kilómetros al este de Los Angeles, California, un encuentro que se extendió por ocho horas desde la noche del viernes hasta el mediodía del sábado y abordaron aspectos sobre ciberseguridad, la desnuclearización de la península de Corea y el cambio climático, entre otros temas.

Luego del encuentro, la Casa Blanca difundió un comunicado que informó sobre un entendimiento entre ambos gobiernos para combatir el problema ambiental, en especial la reducción de la producción de hidrofluorocarbonos (HFC), uno de los principales gases causantes del efecto invernadero.

Las divergencias sobre el papel de China en Asia también ocuparon la atención de los presidentes y según Xi el vasto océano Pacífico tiene suficiente espacio para dos grandes países como Estados Unidos y China, en aparente respuesta a la política de Washington de ampliar y consolidar su influencia en la región.

Como parte de las tratativas entre las dos grandes potencias, el mandatario chino invitó a Obama a celebrar una segunda reunión en su país aunque no se precisó una fecha para el encuentro.

El aspecto económico centro gran parte de las pláticas y el máximo dirigente chino manifestó plena confianza en el desarrollo económico sostenido y saludable a largo plazo de su país, lo que creará desafíos para las relaciones entre los dos naciones.

Según Xi su país es más que capaz de superar las dificultades y los desafíos y mantener el desarrollo sostenido y saludable a largo plazo, además señaló que la relación económica bilateral se caracteriza por una alta complementariedad y convergencia de intereses.

Asimismo abogó porque Washington ejecute políticas macroeconómicas responsables, se adhiera al libre comercio, relaje las restricciones sobre las exportaciones de alta tecnología a China, trate con igualdad a las empresas chinas que inviertan en Estados Unidos y garantice la seguridad de capitales chinos en ese país.

Según algunas fuentes la cumbre envió señales positivas a la comunidad internacional de que las dos naciones están comprometidas a fortalecer las comunicaciones estratégicas, promover la confianza mutua y facilitar la construcción de un nuevo tipo de relaciones sino-estadounidenses.

Mientras, Obama dijo estar dispuesto a tomar medidas para relajar las restricciones sobre las exportaciones de alta tecnología a China, tema de controversia ante el amenazante crecimiento de la nación asiática y su presunta amenaza a los intereses estadounidenses.

                                          ------------------------------------
Cumbre China y EEUU

Xulio Ríos
Rebelión  9/6/2013


Más allá de asuntos “menores”, la cumbre que celebran este fin de semana EEUU y China aborda una cuestión de fondo de importancia esencial para ambas partes y para el conjunto de la comunidad internacional. El espejo puede ser la ciberseguridad que en poco tiempo desplazó en trascendencia al control del poderío nuclear. Se abrirá aquí un diálogo inevitable sobre extremos relacionados con las reglas, los códigos y las alternativas a un “teléfono rojo” para evitar verse envueltos en artificios de terceros a veces incluso difíciles de identificar, la mayor traba quizás para encuadrar las actividades cibermilitares de ambas partes en marcos mutuamente aceptables.
En la agenda no faltarán los tópicos económicos (el yuan, los desequilibrios comerciales, e incluso el debate de un posible tratado de libre comercio entre las dos economías), y políticos (Internet, derechos humanos, Tíbet, libertad religiosa, etcétera.). Pero el asunto central será el rumbo, la dirección futura de las relaciones bilaterales en la presente década.
China, lejos de ser perfecta y con graves taras internas, encara un tiempo decisivo para completar su emergencia. Muchos dan por hecho que en solo tres años podría superar a EEUU y situarse como la primera economía del planeta. Otras estimaciones señalan que su PIB en 2040 representará el 40% del PIB mundial mientras EEUU lo verá reducido al 14%. Todo indica que la intención de los nuevos dirigentes es seguir apoyándose en la creciente capacidad económica (no en un salto cualitativo de su poder militar) para incrementar su influencia política en todo el orbe. He ahí la razón de esa exhibición de los últimos meses con el envío de mensajeros cualificados a Europa, África, Oriente Medio, América Latina y Asia-Pacífico, afirmando la ampliación sin complejos de su ámbito de intereses geoestratégicos.
El dilema a que se enfrentan EEUU y China es pactar un relevo civilizado. Cuando en 1972 firmaron el Comunicado de Shanghái que abría paso a su alianza frente a la URSS, asumían que ninguna de las dos partes buscaría la hegemonía en Asia-Pacífico. Hoy, la realidad es otra. La pugna se manifiesta en la conformación de una dinámica de bloques económicos (TPP liderado por EEUU frente a RCEP liderado por China), la activación de los litigios en toda la periferia asiática (desde Corea del Norte hasta el Mar de China oriental y meridional), la redefinición y reforzamiento de alianzas con India, Japón, Birmania o Vietnam, y los anuncios de Washington de que transferirá a la zona en pocos años incluso el 60% de sus buques y de sus armas más avanzadas a la región, incluida la fuerza aérea. Todo un esfuerzo difícil de costear a medio plazo con las proyecciones económicas actuales…
Cuando en 2009, Obama se reunió en China con Hu Jintao para trasladarle la propuesta de conformación de un G-2, el líder chino le hizo saber que China quería preservar el mayor grado de independencia, que no renunciaría a ella ahora que disponía de poder económico bastante para defenderla (incluidos los miles de millones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense) y que no se alinearía jamás con nadie por más que desarrollara relaciones cooperativas con otros socios con el propósito de conformar un orden multipolar.
Las presiones sobre China aumentaron visiblemente a partir de entonces, si bien no cabe esperar que mude su estrategia en lo esencial. Puede facilitar concesiones y propiciar acercamientos en aquellas cuestiones consideradas no vitales, pero la soberanía es una clave central en la política china y no renunciará a ella de buenas a primeras. Hoy aboga por construir “un nuevo tipo de relación entre grandes potencias”, por el momento un eufemismo indefinido que debería concretarse con base en el gradualismo y en una experimentación con pleno respeto a los intereses centrales de cada parte.
China y EEUU supieron reedificar su alianza en los años ochenta alrededor de contenidos económicos que redundaron en una interdependencia tan acusada (500.000 millones de dólares de comercio bilateral en 2012) que sugiere una situación inédita y con suficiente fuerza para moderar su competencia estratégica. En la posguerra fría primó un enfoque cooperativo en su relación pese a los signos evidentes de ascenso de la confrontación. A China le interesaba entonces vencer las resistencias de Washington a su ingreso en la OMC. En los últimos años, aquel perfil achatado va dejando paso a una exhibición de capacidades económicas e influencias políticas que plasman, a sensu contrario, el declive de EEUU, que nunca se había enfrentado a una URSS con mayor poder económico que ella.
Ante esta nueva situación de la balanza de poder global, la definición de nuevas reglas de juego parece inevitable. Pero lo será todo menos fácil con tanta desconfianza estratégica acumulada entre ambos. Y de no lograrse, nos aguardan tiempos convulsos marcados por la profundización de la rivalidad y la competencia.
Xulio Ríos es director del Observatorio de la Política China y autor de “China pide paso. De Hu Jintao a Xi Jinping” (Icaria editorial).

EEUU debe cesar política hostil si desea diálogo

EEUU debe cesar política hostil si desea diálogo, dice RPDC

 

 

 

(Xinhua)  16/4/2013 -- Las negociaciones con Estados Unidos serán posibles sólo cuando Washington cese su política hostil y amenaza nuclear contra la República Popular Democrática de Corea, dijo hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores de este país.

"La RPDC no se opone al diálogo pero no piensa sentarse en una mesa de negociación humillante con la parte que blande un cartucho nuclear", dijo un vocero no identificado de la cancillería citado por la agencia oficial de noticias KCNA.

"Lo que es peor aún, la afirmación de Estados Unidos de que optará por el diálogo cuando la RPDC muestre primero su voluntad a la desnuclearización, es un acto hostil muy imprudente de desacato a la línea del Partido de los Trabajadores de Corea y a la ley de la RPDC", afirmó el vocero. El diálogo debe basarse en el principio de respeto a la soberanía y equidad, agregó.

El vocero también acusó a Estados Unidos de "realizar ejercicios de guerra nuclear incesantes dirigidos contra la RPDC".

"La RPDC escalará sus contramedidas militares en defensa propia a menos que Estados Unidos cese sus ejercicios de guerra nuclear y retire todo su armamento de guerra para la agresión", afirmó.

El vocero hizo las declaraciones después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien acaba de concluir una gira por tres naciones de Asia, expresara la disposición de Washington a negociar con Pyongyang. 

2011 Artículos y Noticias. Instituto Argentino de Estudios Geopolíticos - web: bello.daniel@yahoo.com.ar
Powered by Joomla 1.7 Templates